jueves, agosto 13, 2009

La hoja seca






Me dejé llevar..., así, como arrastrada por el viento, como la hoja seca; esa que se abandona, que no opone resistencia...

Y volé tan alto y me sentí tan libre que hoy, al caer, no hay en mi corazón nada distinto al amor; dolió la caida, no podría negarlo pero...


Gracias por haberme llevado a tocar el cielo...

8 comentarios:

Alejandro Lérida dijo...

Precioso texto, sincero y emotivo. Un abrazo bajo el cielo.

Ipnauj dijo...

La próxima vez te saldrán alas y podrás llevar a alguien contigo.

Un gran saludo.

José Ramón dijo...

Un Blog muy interesante.

Un Cordial Saludo desdé Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

Addalina dijo...

Lo más hermoso, lo que más vale la pena, es lo que, aún con cierto dolor, nos hace ser libres!
Besos alma gemela, te quiero

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo.

Saludos!

Gittana dijo...

Hermoso... suertuda!!! tocar el cielo, cuesta mucho trabajo!!!

Cyn dijo...

Claro, lo mejor es lo que queda, esa sensación...

Saludos Ivy, aqui seguimos
Un abrazo muy fuerte!

niza dijo...

ah que fuera de uno sin esos vuelos plenos?...

lo chido es que regresa uno al piso... solo para volver a volar en la primera oportunidad...

besos